La envidia, el deseo apasionado y la búsqueda de honores saca al hombre de este mundo

Matilde era una hermosa joven francesa de familia humilde. Ella siempre soñó con casarse

con un hombre muy rico, más a medida que pasaba el tiempo las posibilidades disminuían. No habiendo otra opción terminó casándose con Charles Levinson, un funcionario público.Después de la boda sufrió una decepción. Definitivamente, ella no nació para ser pobre.No le gustaba su casa, era pequeña y oscura, con muebles antiguos y sin alfombras.Pasaba horas soñando con el palacio en que viviría si hubiera contraído matrimonio con un hombre rico.

La gran cantidad de empleados, la buena comida, ropas caras, joyas y vacaciones de lujo.Pero cuando volvila a la realidad .......que decepción!Matilde a menudo visitaba una vieja amiga de la escuela, casada con un hombre rico que vivía en una casa de lujo. Tuvo que interrumpir esas visitas porque cada vez que llegaba a casa sentíasu mala suerte, y lloraba mucho. Un día Charles le llevó a su esposa un sobre cerrado y se lo entregó para que lo abra.
Era una invitación del Palacio Real Francés para ir a una fiesta el domingo.Matilde explotó: ¿Cómo puedo ir a una fiesta con los trapos en mal estado que tengo en el armario?El marido le susurró: ¡Pensaba que ibas a agradecerme por la invitación! ¡Va a haber gente muy importante! Porque no te pones el vestido azul, que es una preciosidad?- ¡Es horrible! le contesto la mujer.- ¿Cuánto cuesta un vestido nuevo? -preguntó el marido.- ¡400 francos!- Es justo la cantidad que ahorré en estos últimos 4 años.
Matilde se compró un hermoso vestido, pero continuó con el ceño fruncido, el eposo preguntó
por qué y ella le dijo que necesitaba una joya.- Mi querida, ponte una flor en la solapa, queda tan lindo!-Charles es ridículo!El marido le dio la idea de pedir una joya a Madam Sarkozy, que vivía en la casa de al lado.Ella aceptó la propuesta y golpeó la puerta de la vecina, esta escuchó su pedido, abrió la caja de joyas y la dejó elegir a su voluntad .¡Pulseras, aros, collares, medallas, todo tan brillante!
Eligió un collar de hermosos diamantes y regresó a su casa.El día de la fiesta llegó.

Matilde se vistió y estaba espléndida.Cuando llego las 04 a.m. se disponían a regresar a sus hogares.Se puso su viejo abrigo, echó un rápido vistazo en los abrigos de piel de las otras invitadas y soltando chispas de envidia se retiró. Al llegar a casa se dio cuenta de que su collar de diamantes desaparecio! Qué desesperación!
Lo buscó en el monedero, bolsillos y nada. Fueron por el mismo camino de ida y no encontraron nada. 
A la mañana siguiente la pareja estaba buscando un collar parecido al perdido. 
Sólo  encontraron uno similar en la Joyería Real.
C
ostaba 40.000 francos, una suma exorbitante. El Sr. Levinson tomó préstamos con interésmuy alto en el banco, pidió prestado a los amigos y adquirió la joya.Metilde le devolvió el collar y ni siquiera espero a que la señora Sarkozy abra la caja con miedo
de que descubra la diferencia.Después de ese día la pareja con tanta deudas, pasó a sufrir privaciones.Vendieron la pequeña casa y se mudaron a un sótano.
Matilde trabajaba como limpiadora y después de 10 años consiguieron para pagar las deudas. Ella envejeció tanto, sus manos estaban callosas y a veces soñaba con la tranquilidad y el calor que tenía en su antiguo hogar. Como hubiera sido si no hubiera pedido pretado el collar ... podría ser la mujer más feliz del mundo!
Un día decidió caminar por el jardín, que daba a su antigua casa.Para su sorpresa, encontró a su ex vecina Madam Sarkozy.Los dos se abrazaron y en medio de la conversación Matilde le contó la historia del collar prestado
y después perdido. Reporto todas las dificultades que habían pasado por tener que comprar
uno parecido para devolvérselo.
¿De qué estás hablando? -gritó la señora Sarkozy. El collar no era verdadero, era falso, de cristal, me costo una míseria: 50 francos!...
Esta semana leemos Parashat Koraj. Koraj tenía riqueza, prestigio, familia, no necesitaba de nada,pero se sentía muy celoso de Moshe Rabenu, hasta el punto que llegó a desafiar a Hashem.Su trágico final fue que la tierra lo tragó junto con sus pertenencias.
En el Pirke Avot 4; 21 está escrito - Rabí Elazar HaCapar dijo:"La envidia, el deseo apasionado y la búsqueda de honores saca al hombre de este mundo".
Agradecemos a Kenes Débora bat Gueula es maasé enviado.