BREAKING NEWS
latest

Te recomendamos :

Solo para nosotras/block-3

Latest Articles

Para leer en la mesa de shabat: Subió al Cielo...

El Tzadik Rabí Meir de Primishlan era conocido como un gran baal tzedaká (muy caritativo). También en su juventud, antes de ser reconocido como un Rebe, a pesar de ser muy pobre, se dedicaba a repartir todo lo que poseía en caridad.
El único sustento que tenía su familia era una vaca lechera. Entre otras cosas, cada semana Rabí Meir mandaba carne para Shabat a varias familias carenciadas.
Cierta vez, no tenía siquiera una moneda y estaba muy preocupado pensando que quizás esos pobres no tendrían la carne para disfrutar del Shabat.
¿Qué hizo? Cuando todos dormían tomó la vaca, la llevó del Shojet (matarife ritual) para carnearla y esa misma noche repartió la carne entre los necesitados.
A la mañana siguiente, su esposa se dirigió a ordeñar y descubrió que el animal ya no estaba.
-¡Meir! Robaron nuestra vaca!- gritó a su esposo.
-D"s no lo permita!-contestó con tranquilidad el Rav- no fue robada, sino que ha subido al Cielo...
Fuente: Jabad.com/Pequeñas historias.

Para leer en la mesa de shabat: El soborno

Un joven discípulo del Rabi de Radzin le confió un día que deseaba ser Rabino en una localidad contígua.
-Y que te hace pensar que podés tener éxito en tu cometido- preguntó el Rabí.
-Rab, toda mi vida odié el dinero.
-Bueno- replicó el Rabí -pero debes saber que con dinero se puede sobornar a cualquiera, inclusive a los que odian el dinero. 
Fuente: Anécdotas del Talmud y de Rabinos Famosos. Dr. Simon Moguilevsky.




Para leer en la mesa de shabat: Rezar por el enemigo

Una persona contraria al Rabi de Gostyniny le hacía la vida imposible. Cuando enfermó gravemente, el Rabino comenzó a orar por él. Los discípulos quedaron muy extrañados y le preguntaron el motivo de su decisión.
Seguramente - dijo el Rabino - se decretó en los Cielos, que tengo que sufrir por esa persona.
Si muere, algún otro será enviado en su lugar y puede ser mil veces peor.
A éste lo conozco y puedo enfrentarme con él. 
Fuente: Anécdotas del Talmud y de Rabinos Famosos. Dr. Simon Moguilevsky