¿Como ayudamos a nuestros hermanos que están en Israel?



A todos nos llega información de una u otra forma de lo que está pasando en nuestra tierra, Israel.

Queremos hacer algo. Unos muestran fotos de los ataques e insultan a los palestinos.
Eso no ayuda. Debemos saber que tenemos que estar unidos como pueblo, y como somos el Pueblo del Libro, nuestra acción debe ser "Rezar".
No solamente por nuestros familiares y amigos, debemos hacerlo por todo el pueblo, ya que todos son nuestros hermanos.
No debemos esperar a que (lo alenu) suceda algo no bueno para alzar nuestros ojos al cielo en Tefilá.
Tenemos que pedir que H.shem cuide a nuestros soldados, porque ellos cuidan nuestra tierra y que proteja a nuestro pueblo.
Si lees tehilim (Salmos) nuestros jajamin recomiendan los números 20 (Fe en D"s incluso en los momentos de oscuridad), 83 (Plegaria contra los enemigos que intentan destruir a Israel), 121(Cántico por la fe en D"s, protector de todo mal), 130 (Israel llama desde las profundidades del sufrimiento y espera la redención) y 142 (Plegaria de David cuando estuvo escondido), pero recuerda que lo importante es leer estos u otros pero con cabaná (concentración).
Debemos saber que todo está en manos de H.shem y que uno de los pilares para que el mundo se sustente es la tefilá.
A todos nos llenó de dolor la muerte de nuestros jóvenes secuestrados, pero debemos seguir rezando para que esto no vuelva a suceder.
Tomemos sobre nosotros alguna mitzvá, aumentemos en estudio de Torá, leamos un tehilim, escuchemos un shiur, si el tiempo no te dá, escúchalo con un cd o de alguna página.
Dí berajot, tómate unos minutos para llamar a algún familiar o amigo que esté solo.
Decídete a no hablar durante la tefilá, porque como vi en un cartel "Si hablas en el knis, a donde vas a rezar?
Pido perdón anticipadamente si molesto a alguien con mis palabras, pero salen de mi corazón.
Cada uno y una puede poner su granito de arena. H.shem, no nos pide grandes cosas, solamente aquellas que están a nuestro alcance.
Quiera D"s que pronto tengamos el mérito de la llegada del Mashiaj, que podamos regresar a nuestra tierra y que nuestros soldados ya no sean más soldados, sean simplemente uno más del Pueblo de Israel.