Nunca menosprecies una berajá...

En la Guemara está escrito: "La beraja de incluso una persona sencilla no debe ser poco importante en tus ojos." Hay muchísimas historias de gente a la cual le llegó su salvación (hijos, pareja, parnasá,etc) después de haber recibido una bendición de alguien quien aparentemente era un "simple yehudi".

En una ocasión nació un bebito con problemas de salud que lo tenían en peligro de vida. Un viernes en la mañana los doctores le dijeron al papá que al bebito no le quedaba mucho tiempo más de vida. El papá fue con el gran tzadik Rabbi Yehudah Zev Segal de Manchester y le preguntó si hacer o no hacer esa noche el kidush de bienvenida de su bebé.
Y el Rab le respondió: "Claro!! 100%! En una celebración como el kidush de bienvenida, toda la  gente le desea a los padres 'Mazal Tov' y lo llena de bendiciones 'Que lo vean en la jupa! Que crezca en el camino de la Torá!'. Por el simple hecho de recibir estas bendiciones vale la pena hacer la celebración."
y así fue, se celebró esa noche y pasó el milagro....para sorpresa de los doctores, las complicaciones se solucionaron y el bebé se recuperó al 100%!!
NUESTRAS PALABRAS TIENEN UN ENORME PODER...USÉMOSLAS PARA BIEN!

Extraído de Halajot LH.