Porque somos comparados con los árboles?

Hoy es Tu Bishvat, 15 de Shevat, es el día que marca el inicio del "Año Nuevo de los Árboles" en el que los primeros brotes de árboles en Eretz Israel emergen de su sueño de
invierno, y comienzan un nuevo ciclo de la producción fructífera.

Para que este fenómeno suceda, necesitan la lluvia y esto depende de nuestra tefilá.
De acuerdo con la ley de la Torá: El "Año Nuevo de los Árboles" relaciona los diversos diezmos que deben ser separados de la producción cultivada en la Tierra Santa.


Costumbre: Celebramos el día de Tu Bishvat comiendo varios tipos de frutas, algunas de la nueva temporada. Se acostumbra a comer frutas con las cuales la Tierra de Israel es bendecida "Siete Tipos" (dos tipos de granos y cinco frutas) que se destacan en la Torá: "una tierra de trigo y cebada, uvas, higos y granadas; una tierra de oliva y miel (de los datiles) ".


Un día con significado: Este día tiene un significado especial, porque el ser humano se compara al árbol, como está escrito en la Torá: "Porque el hombre es como un árbol en el campo" (Devarim 20:19).


Reflexionemos sobre algunas lecciones que podemos tomar de la naturaleza.



Lección 1 - Mejorar y madurar
Para nosotros iehudim, la verdadera medida del progreso proviene de la Torá y mitzvot , estas son nuestras raíces y frutos. Siempre debemos crecer un poco más.Mañana y pasado mañana seremos aún mejor.

El tiempo es siempre oportuno para mejorar y madurar.



Lección 2 - El crecimiento de los demás

Un árbol brota de una semilla; crece, madura, da fruto y de las semillas otros árboles crecen y se fructifican. Así también es el ciclo de la vida humana. El ser humano se desarrolla, nace, crece y madura; con los años, se reproduce. Para un iehudí sus frutos son la Torá y las mitzvot. Así como los árboles brotan de una semilla, así también debe garantizar que más iehudim crezcan espiritualmente, acercándolos a su herencia de Har Sinai.


Lección 3 – Nutrientes

Un árbol muere si se desarraiga de la tierra; sobrevive sólo cuando la fuente continúa recibiendo nutrientes. Un iehudí también sobrevive y crece espiritualmente sólo cuando conectado a su fuente: la Torá y el judaísmo. No es suficiente estudiar Torá o realizar mitzvot de vez en cuando. Se debe recibir constantemente alimento de la fuente. (Torá).


Es por eso que el mundo de las plantas y vegetales se llama en hibrit de tzemaj "crecimiento"

Lección 4 - Joven o anciano
Si un árbol está en constante crecimiento, el ser humano debe hacer lo mismo. Un árbol crece sólo físicamente, raíces, tronco, ramas, hojas y frutos. Un niño crece física y mentalmente. A medida que crece físicamente su mente se desarrolla, su personalidad se desenvuelve, adquiere más conocimiento y su conducta diaria mejora. En un momento deja de crecer físicamente, pero su desarrollo mental y espiritual continúa.

Ya sea joven o anciano, no es en centímetros que el ser humano se mide, sino sobre su progreso en el aprendizaje y utilizando este conocimiento en la vida y en el comportamiento del día a día.

Tu bishvat es un día propicio para leer Tehilim y pedir que florezcan los árboles y den frutos jugosos y que nosotros también produzcamos y florezcamos dando hermosos frutos de Tora y Mitzvot.

Y con que regamos nuestra neshamá? Por supuesto, con Torá.