Viviendo la Fiesta de las Luces (V)

1. Aquel que no encendió las velas en alguna de las noches de Janucá, ni tampoco tiene contemplado hacerlo más tarde, y además nadie encendió por él en su casa, entonces, cuando vea las velas de Janucá que otros encendieron, debe bendecir "Sheasa Nisim Laabotenu" y si es la primera noche, debe decir también la beraja de "Shejeyanu". (Shuljan Aruj 676). 
2. Si en la primera noche la persona no encendió por si misma, sino que se apoyó en el encendido de su esposa, en la siguiente noche, cuando el mismo encienda, no necesita bendecir "Shejeyanu". Esto, porque cuando su esposa encendió las velas de Janucá se consideró como si él mismo lo hubiese hecho, y por lo tanto se considera que cumplió una vez la mitzva. (Mishna Brura ahí). 
3. La mitzvá de las velas de Janucá se cumple en el momento en que las velas son encendidas. Por ello, es necesario que en el momento del encendido las velas estén en el lugar apropiado y no en un lugar inadecuado, como por ejemplo si las encendió en un lugar muy alto y después las bajó de allí. Además, es necesario que en el momento en que las velas sean encendidas haya suficiente aceite para que alumbren por lo menos media hora. En caso de no ser así, es decir que fueron encendidas en un lugar inapropiado y después fueron transportadas o que en el momento del encendido no tenían suficiente aceite, es necesario apagarlas y encenderlas de nuevo, pero sin beraja. (Shuljan Aruj 676).
4. Si la persona encendió las velas de Janucá en un lugar en el que había mucho viento y sabía que las velas podían apagarse en cualquier momento, se considera que no cumplió con la mitzvá y debe encender nuevamente las velas en un lugar apropiado, pero sin bendecir. No obstante, si las encendió en un lugar adecuado y por accidente vino un viento muy fuerte, de forma impredecible, y las velas se apagaron, cumplió la mitzva y no necesita encenderlas de nuevo. A pesar de ello, la costumbre es si volver a encenderlas incluso que ya cumplió con la mitzvá.
5. A pesar de que la mitzvá de encender las velas de Janucá depende del tiempo, las mujeres están obligadas a cumplirla. Esto, porque ellas también fueron participes del milagro de Janucá. Por ello cuando el esposo no está en casa, ella puede encenderlas por él y eximirlo de la mitzva. (Kitzur Shuljan Aruj 139).
6. Se acostumbra a encender las velas de Janucá con beraja en el Bet Hakneset para difundir el milagro. No obstante, la persona que encendió, como también el resto de las personas que estaban ahí, no se eximen de la mitzvá y es necesario que cada uno encienda nuevamente en su casa. (Además, se acostumbra que en los bate knesiot se enciendan las velas de Janucá también en las mañanas, pero sin beraja).
Fuente Shtey Halachot Jaguim.
Imagen: 2º Premio concurso de dibujos de Janucá de Nuevo Mundo Israelita 2016 (Venezuela)