Vivenciando la Fiesta de las Luces (VII)

1. Pese a que según la práctica Ashkenazí todos los integrantes de la familia encienden las velas, la costumbre es que las mujeres no encienden y con el encendido por parte del dueño de la casa se eximen de su obligación. (Mishna Brura 675).
2. No obstante, en caso que la mujer quiera encender por sí misma, puede hacerlo e incluso puede bendecir. Cuando el dueño de la casa no se encuentra, ella debe encender y bendecir, y no un menor.
3. Todos los aceites son aptos para encender las velas de Janucá. No obstante, lo ideal es utilizar aceite de oliva, y si no tiene, debe utilizar un aceite que prenda bien y que de una luz clara y limpia. (Shuljan Aruj 763).
4. Se puede encender también velas de cera, sin embargo, es mejor utilizar aceite como recordatorio del milagro, ya que este se produjo por medio de aceite. (Ver Mishna Brura ahí).
5. Todas las mechas son aptas para encender las velas de Janucá. No obstante, lo ideal es utilizar mechas de algodón o de hilos de lino que encienden bien (Shuljan Aruj y Mishna Brura (673).
6. Hay opiniones que sostienen que si el aceite que va a ser utilizado para el encendido de las velas fue guardado debajo de una cama [1], si es un aceite apto para el consumo se prohíbe para el encendido de las velas. Sin embargo, si no es apto para el consumo, no se considera un alimento, por lo que el haber estado debajo de la cama no lo habrá prohibido.
7. Está prohibido tener provecho de la luz de las velas de Janucá, por ello se acostumbra a colocar una vela extra ("shamash") para que en caso de que tenga provecho de la luz sin darse cuenta, sea de esta y no del resto. El shamash debe estar alejado del resto de las velas, para que así se reconozca cuantas velas están encendidas para cumplir con la mitzva. (Shuljan Aruj y Mishna Brura 673).
8. Existen dos motivos por los cuales está prohibido tener provecho de la luz de las velas: 1) Para que se reconozca que son velas de mitzva. 2) Debido a que el milagro de Janucá aconteció con la Menorá del Templo, de la cual estaba prohibido tener cualquier provecho de ella, los Sabios ordenaron que las velas de Janucá —que recuerdan este milagro— sean tratadas como las velas de la Menorá y por lo tanto está prohibido tener provecho de su luz.
9. Cuando cada una de las personas de la casa prenden velas de forma independiente, es necesario separar las Janukiot para que se distinga cuantas velas enciende cada uno para que sea claro en qué día de Januká se encuentran. Al encender de esta manera cada persona debe poner un shamash. (Shuljan Aruj 673 y Mishna Brura).
10. Esto, para no tener provecho de las velas. Esta prohibición de tener provecho de las velas no incluye sentarse en el cuarto donde estas están encendidas, sino solo hacer una acción a su luz como comer, leer, etc.
11. No es necesario cambiar las mechas de las velas todas las noches. (Shuljan Aruj 673)
12. Es adecuado que la persona se encargue de preparar las velas por sí mismo.
13. El aceite que fue utilizado para el encendido de las velas de Janucá y estas se apagaron dentro del tiempo de la mitzva y sobro lo suficiente para encender otra media hora, está prohibido tener provecho de estas sobras. E incluso que se mezcle con otro aceite originalmente permitido todo se habrá prohibido. (Shuljan Aruj y Mishna Brura 673)
14. Sin embrago en caso de que ya hayan transcurrido los ocho días de Janucá, incluso en el mismo octavo día después del tiempo de encendido.
15. La persona debe ser especialmente cuidadosa de decir las bendiciones con kavaná (concentración) y alegría. Esto, porque es una mitzva que se realiza solo una vez por año, por lo que al llegar ese momento se debería sentir un cariño y emoción muy especial. (Kaf Hajaim 676, 8).
16. Nuestros Sabios nos enseñan que la mitzva de encender las velas de Janucá es tan grande que incluso Ángeles Celestiales vienen a la casa de la persona en el momento que la está cumpliendo. Por ello, hay quienes sostienen que es apropiado vestir una chaqueta cuando enciende las velas, tal como cuando va a rezar al Bet Hakneset.
17. Los restos de aceite que quedaron de la noche anterior, pueden ser utilizados para la próxima noche.
18. No obstante, los restos que quedan en la última noche no pueden ser aprovechados para otros propósitos y deben ser quemados. (Shuljan Aruj y Mishna Brura 677).
19. No está permitido guardar para el próximo año los restos de aceite que fueron utilizados para el encendido de las velas. Esto, porque se sospecha que la persona se puede olvidar de dónde obtuvo el aceite y lo puede ocupar para otros propósitos. (Mishna Brura 677).
20. Esta prohibición se aplica incluso cuando guarda el aceite en un recipiente que no es apto para guardar comida, ya que a pesar de que no habrá más temor de que lo utilice para fines alimenticios aun esta la sospecha que lo haga para el encendido de velas que no sean de mitzva, lo que está prohibido.