Comentando la Perashá: Emor

El Shabat trabaja por la persona. En la Perashá de la semana está escrito: "(En) Seis días se hará el trabajo. Y en el séptimo, Shabat..." (Vayikrá XXIII 3).
Realmente tendría que haber dicho el Pasuk : "harás el trabajo" en lugar de "se hará", de la misma manera que se expresó cuando dijo que en el día séptimo (Shabat) "no se hará ningún trabajo".
Afirma el libro ''Apiryón" que cuando la persona sabe positivamente que no hay riqueza ni pobreza, sino que todo depende de su mérito y que es Hshem quien supervisa y determina su situación económica, le resulta fácil cesar de sus tareas comerciales en el día de Shabat. En contrapartida, quien cree que todo lo que tiene es gracias al fruto de su fuerza y de su inteligencia, para él va a ser muy difícil cuidar el Shabat como corresponde, además de estar preocupado y sufriendo por aquel día en que no trabajó, y según su criterio pudo haber ganado mucho dinero.
Y esto es lo que está escrito en nuestra Perashá : "(En) seis días 'se hará' el trabajo..."
Es decir: Ni se te ocurra pensar que eres tú el que decide sobre el fruto de tu trabajo. Debes saber que toda la abundancia que posees es porque Hashem te la envía, y no eres tú el que la provoca, sino que el trabajo se realiza por sí solo. Si tú pensaras así, entonces te resultaría más sencillo cumplir la Mitzvá de Shabat dejando de trabajar durante él.
El Jafetz Jaim explica la expresión: "...se hará el trabajo..." por medio de una parábola: Esto se parece a una persona que tiene agua dentro de un barril con un grifo. Con el fin de obtener más agua, le colocó al barril otro grifo, sin darse cuenta que no por salir por otro lado más, la cantidad del líquido va a aumentar. Igual es aquella persona que, pensando en incrementar sus ingresos, trabaja en Shabat, creyendo que las ganancias que ya fueron decretadas para él, puedan modificarse por eso.

                                                                  (Otzar Jaim-Emor)