BREAKING NEWS
latest

Comentando la Perashá: Behaaloteja

LOS SIETE BRAZOS DE LA SEMANA

Esta perashá comienza con las palabras de Hshem dirigidas a Aharón Hacohén (el Sumo Sacerdote Hebreo):
"Cuando subas (a encender) las velas, frente a la faz de la Menorá, iluminarán las siete velas" (Bamidbar VIII 2).
Es sabido que uno de los elementos Sagrados del Mishcán (Santuario), y posteriormente del Bet Hamikdash (Templo Sagrado Judío), era la Menorá, el Candelabro de Siete Brazos. Y la palabra "Menorá" (candelabro) se refiere específicamente a la luminaria del centro, siendo los seis restantes (tres a cada lado) los adicionales.
Desde el momento en que Aharón HaCohén encendió por primera vez los siete brazos, la Menorá del centro quedó ardiendo milagrosamente siempre, hasta que se destruyó el Bet Hamikdash.
Mucho se ha escrito en relación a la Menorá y su significado. A continuación, citaremos una explicación filosófica:
La Menorá puede compararse al Shabat: Este día está en el centro, y tres días de la semana lo preceden y otros tres lo suceden. En el Bet Hamikdash, de manera milagrosa, las llamas de los costados se inclinaban hacia la llama del centro, y en la comparación con los días de la semana, los tres días anteriores y los tres días posteriores al Shabat, dependen de éste. En el Bet Hamikdash, la Menorá era el testimonio de los lazos existentes entre Hshem y Su Pueblo, por los milagros que se producían. Igualmente el Shabat, es el testimonio del Amor que existe entre el Am Israel y Su Creador. En los seis primeros días de la Creación, no había en el mundo una Luz Espiritual, hasta que llegó el Shabat, que ilumina las almas de todo el que lo cuida. Y cada Shabat se renueva esa Luz, que llena de espiritualidad todo el universo. Queda en manos de la persona esa renovación, dedicándose exclusivamente a la actividad espiritual, en este día tan Sagrado.
Shabat es día de Teshubá (Teshubá es la acción que emprende el Yehudí que pretende retornar al Camino Correcto). Y al mísmo tiempo sería muy indicado que la persona que quiera alcanzar la Teshubá, que empiece por el Shabat. Porque la Teshubá es comenzar de nuevo, como si la persona fuese una criatura recién nacida.
Encontramos muchos casos en el Zóhar (Libro de la Kabalá) donde Yehudim que estuvieron totalmente alejados del camino de Hshem, fueron aceptados y considerados como grandes Tzadikim (Justos), gracias a la Teshubá.
El Shabat es, en el Am Israel, el día de la renovación de las fuerzas espirituales. Cuando el Yehudí cumple y cuida Shabat, Hshem considera como si empezara una vida nueva. Y es por eso que en una estrofa de una de las canciones de Shabat decimos: "El día de hoy, los lamentos y las penurias, desaparecen". En Shabat, la persona no tiene por qué lamentarse de sus pecados, ¡pues éstos son anulados!
Cuando después de una boda se realizan las tradicionales ceremonias de Sheba Berajot, cada día tiene que asistir a la fiesta una persona que no haya estado en el banquete, y esta persona se denomina ''Panim Jadashot'' (caras nuevas). En Shabat, no es necesario que asista quien no haya estado en el banquete, pues el mismo día es considerado ''Panim Jadashot''. ¡La luz del Shabat es una Luz nueva, que ilumina toda la vida del Yehudí!
Dirijamos nuestra vista al Shabat, como las luminarias de la Menorá. Y el Shabat nos otorgará nuevas ansias de emprender la vida que tenemos por delante.
¡Está en nuestras manos; aprovechémoslo!

                        (Extraído de Shem MiShemuel - Behaalotejá)
Solo Bat Israel agradece a Kaalov Argentina el artículo enviado.

 
« PREV
NEXT »