BREAKING NEWS
latest

Comentando la Perashá: Devarim

Sólo el animal tomamos para nosotros y el botín de las ciudades que conquistamos (2:35)

Muchas veces vemos personas, que reciben sobre sí cumplir alguna mitzvá, pero cuando empiezan y ven que les es muy difícil, deciden que no es acorde a sus fuerzas cumplir siempre dicha mitzvá, por eso se debilitan y desplazan constantemente hacer la mitzvá para un tiempo posterior, y a veces incluso se desesperanzan de cumplir otra vez la mitzvá. Es apropiado hacer saber a estas personas, que todo esto es el consejo del Ietzer-HaRá, que quiere dominar a la persona cual rey a una ciudad, que el Ietzer-HaRá es llamado rey viejo (Kohelet 4:13) y la persona es llamada pequeña ciudad (ibíd. 9:14), por eso cuando ve que una persona que estaba sometida a él quiere rebelarse contra su reinado y recibir sobre sí el yugo del reinado del cielo con el cumplimiento de las Mitzvot de la Torá, entonces se esfuerza con todas sus fuerzas en dificultarle el cumplimiento de la mitzvá, y despierta todo tipo de deseos del corazón que lo arrastren y anulen la sabia determinación del cerebro de empezar a cumplir su función en el mundo. 
Pero si el hombre se sobrepone en la primera etapa siendo un poderoso que conquista su Ietzer, y se fortalece y ajusta a cumplir las mitzvot del Creador aunque le es muy dificultoso, entonces luego del cielo vienen a asistirlo para anular la tentación del Ietzer y desconectarse de los placeres malos, siendo así meritorio de fortalecer más en él la fuerza de la santidad. Esto es lo que dijeron los sabios de bendita memoria (Avot 3:5) todo el que recibe sobre sí el yugo de la Torá retiran de sobre él el yugo del reinado, esto es que lo ayudan para sacar de él el reinado del Ietzer-HaRá y pasar al lado de reino del cielo.
Por eso en el principio del cumplimiento de las mitzvot tiene el hombre que aprender del animal como llevar un yugo pesado, que la naturaleza del animal es hacer toda cosa pesada con auto-anulación y sumisión, como el caballo que acepta el yugo en su cuello y el freno en su boca, y arrastra toda carga pesada, soportando todo golpe, hace la voluntad del jinete de ir en toda dirección que le indique, no siendo así la naturaleza de las bestias que no son sumisas para nada por naturaleza. Y entre todos los animales el toro es el más usual con esta naturaleza de soportar un yugo pesado, que transporta siempre el yugo sobre su cuello para trabajar duramente la tierra, y por naturaleza está preparado a todo yugo y esclavitud de cualquier hombre con gran paciencia. Por eso dijeron nuestros sabios de bendita memoria (Avodá Zará 5 b) “Siempre póngase el hombre mismo para las palabras de Torá como el toro para el yugo”.
Y el hombre tiene que doblegarse a cumplir la mitzvá incluso que no lo hace con la concentración deseada y como trae en el libro “Ben Porat Iosef”, Perashat “Vaiesheb”, en nombre de Rabenu Israel Baal Shem Tob זי''ע (su recuerdo nos escude), que por eso en la entrega de la Torá dio vuelta HaKadosh-Baruj-Huh sobre Israel el monte como si fuese un barril, para enseñar que también cuando no desea la Torá y el servicio a Hshem, de todas maneras no es libre para liberarse de ella, solo tiene que hacer en contra de su voluntad, asemejándosele que lo obligan a hacer en contra de su voluntad, y este es un buen camino para la persona israelí en los días de pequeñez, que no anule la constancia de ocuparse en su estudio y servicio a Hshem bendito aunque no tenga ganas, que de todas maneras efectúe la acción, (hasta acá sus santas palabras).
Y cuando la persona recibe sobre sí la mitzvá y empieza a cumplirla aunque le sea dificultoso, entonces con el transcurso del tiempo es meritorio a empezar a sentir la agradabilidad y dulzura del cumplimiento de la mitzvá, como escribió Rashí en nombre del Midrash sobre el versículo (Shemot 19:5) “Y ahora si escuchar escuchases en mi voz” – si ahora reciben sobre ustedes, le será dulce de acá en adelante, ya que todos los comienzos son difíciles. Y está traído (“Igrá de Pirká” Punto 3) en nombre del Santo Rav, R' Meshulem Sushe de Anípoli זי''ע (su mérito nos escude), que dijo sobre sí, que lo principal del pago en el mundo venidero lo recibirá precisamente por las mitzvot en las que se esforzó por cumplir al principio de su camino en el servicio a Hshem cuando todavía no sentía placer en el cumplimiento de las mitzvot, lo que no es así luego, ya tenía pago con la esencia de la magnitud del deleite que sentía al hacer las mitzvot. 
Por eso tienen que fortalecerse en esto los hijos de Israel, y en particular los jóvenes que están en el comienzo de su camino, que tienen que esforzarse un poco al principio, y luego se desvanecerán todas las dificultades pudiendo ascender mucho, como dijeron nuestros sabios de bendita memoria (Iomá 39 a) el hombre se santifica a sí mismo un poco desde abajo y lo santifican mucho desde arriba, y así dijeron (Shir HaShirim Rabá 5:2) que HaKadosh-Baruj-Huh dice a los hijos de Israel ‘abran una puerta como la aguja y Yo les abriré como las puertas del Ulam (Palacio)’. Y así encontramos que dijo Shelomó HaMélej (Mishlé 20-27) ‘la vela de Hashem es el alma del hombre’, que así como en la vela el hombre tiene solo que encender la primer chispa y luego la llama de fuego sube por sí misma, así la neshamá santa, tiene el hombre que santificarla un poco y luego del cielo enviarán sobre él un despertar de santidad como es llamado en el versículo (Shir HaShirim 8:6) ‘brazas de fuego la llama de Hshem’, para hacer las mitzvot con deseo y fervor.
Es posible explicar que esto es lo que dijo Moshé Rabenu, sólo el animal tomamos para nosotros - sólo la naturaleza del animal tomamos para nosotros, de empezar el cumplimiento de las mitzvot como el toro para el yugo, y esto nos trajo botín y ciudades – que sacamos del dominio del Ietzer-HaRá todos nuestros cuerpos que son como pequeñas ciudades, y con esto tuvimos después el mérito que conquistamos – que (Asher - אשר) es acrónimo de brazas de fuego la llama de Hashem (Rishpé esh shalebetia – ר'שפי א'ש ש'להבתיה), que recibimos el deseo y fervor al hacer las mitzvot del Creador Bendito.
Fuente: Kaalov Argentina
 

« PREV
NEXT »