Para leer en la Mesa de Shabat: El auto

Un auto, un hermoso auto está ahí.
Si no hubiese nadie sobre la tierra… ¿Cuál sería su valor? ¿Quién lo apreciaría? ¿Quién se preocuparía de él?
Los pájaros ni siquiera lo mirarían, los animales ni se preocuparían. 
Nadie le prestaría ninguna atención, se arruinaría, se convertiría en chatarra. 
Pero cuando el hombre está ahí es valioso... ¿De dónde nace el valor? 
Nace de tu deseo: si lo deseas es valioso; si no lo deseas el valor desaparece.
El valor no está en una cosa, está en tu deseo. 
Fuente: Revista Guesharim (Puentes) Año 13 Nº 43. Autor Rabi Menajem Shneerson.