Para leer en la mesa de shabat: ¿Por qué fuman...?

Al Gaón Rabí Akiva Iguer lo vino a visitar un hombre muy acaudalado y en medio de la conversación este sacó de su cigarrera de plata un cigarrillo y comenzó a fumarlo. Ante ello Rabí Akiva le preguntó ingenuamente.
-¿Esto de fumar por qué lo haces…?
-Rabí… Acostumbro a comer bien, lo hago con varias comidas y también con buenas bebidas hasta llenar mi estómago y me da buen resultado fumar para poder digerir bien el exceso de esa ingesta.
Pasado algunos días a Rabí Akiva vino a verlos un hombre pobre que había estado en una acomodada posición y comenzó a contarle de sus grandes necesidades. En eso estaba cuando comenzó a fumar.
¿Por qué fumas…? Le preguntó cándidamente Rabí Akiva.
-Rabí, le dijo el hombre. Muchas veces no dispongo en mi poder ni de un trozo de pan y cuando hay hambre, fumar ayuda a sentirla menos.
Fijate como sorprende los caminos de las personas; expresó Rabí Akiva.
El magnate fuma por estar harto de haber comido tanto y el pobre lo hace porque está con hambre.
Los dos podrían comer saludablemente y ninguno de ellos tendría necesidad de fumar.
Tan solo sería necesario que el rico se preocupe por el pobre.
Fuente: Revista Or Daméseh- Asociación Sefaradí Hijos de la Verdad "Bene Emeth" Año 8 Nº13