Para leer en la mesa de shabat: Con la Halajá no se Juega

"Dos judíos abrieron una destilería de bebidas alcohólicas en la ciudad de Iekaterinoslav. Por razones técnicas la misma debía permanecer en funcionamiento durante los siete días de la semana. Uno de los socios, que era observante del Shabat, quería confeccionar un contrato de venta en el que se especificaría que durante los días de Shabat y Iom Tov la destilería sería propiedad de un tercer socio gentil.
Con dicho propósito visitaron a Rabí Leví Itzjak, quien al escuchar el pedido dijo: "Quisiera que entiendan que no se trata de un truco para eludir la Halajá. Si se realiza este contrato el gentil podrá decidir a su antojo lo que suceda allí esos días". Los socios se sorprendieron y dudaron, a lo que el rabino indicó que de otra manera sería imposible hacer funcionar la fábrica en Shabat y agregó: "¡Con la Halajá no se juega!", y sus palabras produjeron una fuerte impresión sobre los socios."
Fuente: Jabad.com