Tehilim 40: Bondad (Capítulo 89)

"Pues dije: "Para siempre (tu ) bondad ha de ser construida..." (89.3)"
Sin la bondad no podríamos existir, desde que nace la persona hasta su vejez depende de la bondad de los demás, aún la persona más independiente. Al participar en actos de bondad ya sea con una sonrisa, una palabra, etc. marcamos la diferencia en la vida del otro, y de esta manera estamos también participando en la contrucción del mundo. Cada acto de bondad tiene un impacto a por lo menos dos vidas, el benefactor y el receptor, por lo tanto el mundo es un mundo mejor gracias a uno. Este acto de bondad se refleja como una cadena causando que el receptor refleje en otro lo que aprendió de uno, el efecto de los actos de bondad llegan a ser eternos e infinitos.

REFERENCIA: D"s le promete al Rey David el reinado para su descendencia para siempre, aún cuando fuimos mandados al exilio la dinastía de David se restablecerá con la llegada del Mashiaj, este también descenderá de David, que veamos pronto su llegada.