La Lección a través de Tu Luz Interna

Aunque Jánuca se celebra sólo por ocho días en el año, el mensaje de la fiesta y de sus luces es válido durante todo el año.
Hay otras luces con significado importante en el judaísmo, las luces del candelabro que se encendían todos los días en el Templo Sagrado de Jerusalén y las luces de Shabat, encendidas en toda casa judía todas las tardes de los días viernes, antes de la puesta del sol.
Existen diferencias fundamentales entre las luces de Janucá y las otras dos:
Las velas de Shabat deben encenderse antes de la puesta del sol y las velas del Beth Hamikdash se encendían en la tarde; las luces de Janucá, sin embargo, deben ser encendidas después de la puesta del sol cuando está oscuro (excepto el día viernes, que deben ser encendidas antes de que las velas de Shabat).
El candelabro del Templo estaba dentro del Santuario. El lugar de las luces de Shabat, se encuentra en la mesa de Shabat. Las luces de Janucá deben ser colocadas en un lugar que se puede ver desde el exterior, por ejemplo, desde una ventana.
Por último, las luces de las velas de Shabat y las del Beit Hamikdash, siempre tienen el mismo número, las luces de Janucá aumentan todos los días de la fiesta y están en constante aumento de su número.
La lección dada por las luces de Janucá es que cada uno de nosotros debemos iluminar no sólo nuestra casa, como lo hacemos con la luz de Shabat y las velas del Templo, sino que tenemos una responsabilidad adicional de iluminar todo lo que nos rodea, sea en el ambiente social o comercial.
Además, cuando las condiciones son desfavorables (está oscuro afuera) no es suficiente encender nuestra luz interna, necesitamos aumentar constantemente las luces haciendo un esfuerzo cada vez mayor para difundir la luz de la Torá y las mitzvot.

Solo Bat Israel agradece Kenes Lashon por el artículo enviado.