BREAKING NEWS
latest

Preparándonos para Purim (1)

Toda persona está obligada a escuchar la lectura de la Meguilá en Purim, ya sean hombres o mujeres. A pesar de que las mujeres están exentas de las mitzvot positivas que dependen del tiempo (mitzvot ahasee shehaazman grama), en este caso es distinto ya que ellas también fueron parte del milagro de Purim, dado que el decreto de exterminio también fue dicho sobre ellas. Además de lo anterior, se acostumbra a llevar a los menores que ya llegaron a la edad de jinuj (educación para el cumplimiento de las mitzvot) a participar de la lectura de la Meguilá. (Shuljan Aruj y Mishna Brura 689,1)
La Meguilá debe leerse en dos oportunidades: en la noche de Purim y al día siguiente. El horario en la noche comienza con la salida de las estrellas ("tseet hakojabim") y termina con el despunte del alba ("alot hashajar"), y durante el día comienza con la salida de sol ("netz hajama") y termina con la puesta de sol. Sin embargo, si la persona escuchó la Meguilá a partir de "alot hashajar" (que es antes del "netz hajama") a posteriori cumplió con su obligación. La Meguila es leída dos veces para recordar que cuando el milagro de Purim aconteció, los judíos imploraron y rezaron a Hshem tanto en la noche como en el día. (Shuljan Aruj y Mishna Brura 687,1)



Meguilat Esther


La historia de Meguilat Esther sucedió en los setenta años de exilio que sufrió el pueblo de Israel entre la destrucción del primer Beit Hamikdash hasta la reconstrucción del segundo, antes de reunirse el pueblo para subir nuevamente a la tierra de Israel para la reconstrucción del Santo Templo en Jerusalén. El mismo Mordejai Hayehudi fue exiliado de la tierra de Israel en esa época, y también regresó con la reconstrucción del segundo Gran Templo, y fué uno de los ciento veinte grandes sabios que conformaban la “Kneset Hagdola” (Gran Cogreso - agrupación de los ciento veinte más grandes sabios de Israel).
Para entender el contenido de lo sucedido en esta historia es importante saber que en esos años había dos estilos de gobiernos monárquicos, el primero era la monarquía donde el rey era elegido por el pueblo, mientras que en el segundo se establecía a sí mismo como rey por la fuerza en contra de la voluntad del pueblo (autoritarismo). De estas dos formas se desprendían diferentes características significativas:
En la forma que el pueblo elegía al rey:
a. La monarquía estaba subyugada al pueblo, lo que limitaba el poder del rey y su gobierno. En este sistema generalmente el rey debía jurar en el momento que se lo coronaba que iba a respetar las leyes y las formalidades del país en cuestión.
b. El rey era considerado como un servidor del pueblo, y su función era la de luchar en las guerras y preocuparse en satisfacer todas las necesidades del pueblo al que representaba, mientras que los miembros del pueblo se subyugaban a él únicamente en su obligación de pagar impuestos.
c. Los tesoros del reinado no eran propiedad privada del rey, sino que eran propiedad pública del pueblo y utilizados exclusivamente para satisfacer sus necesidades.
d. El rey no tenía la potestad de decretar resoluciones públicas y generales de acuerdo a su pensamiento, sino solamente por medio de consultas con los ministros y consejeros del reinado.
e. El mismo rey estaba subyugado a las leyes estables del país en cuestión, y no tenía permiso de transgredirlas.
f. El rey no tenía la potestad de cambiar la ciudad capital del reinado, sino que se sentaba en el trono de los reyes que lo precedieron, en la ciudad ya establecida como la capital de esa monarquía.
A diferencia de ello en la monarquía autoritaria era todo distinto:
a. El rey establecía los “limites” del poder de su gobierno, y el pueblo no podía limitarlo en absoluto.
b. El pueblo estaba subyugado al rey, y eran considerados como sus esclavos en todo asunto, mientras que el rey no se subyugaba al pueblo en absoluto.
c. Los tesoros del reinado pertenecían al rey, y no al pueblo.
d. El rey tenía la potestad de pronunciar decretos de acuerdo a su voluntad, sin tener que consultarse con los ministros ni con los consejeros del reinado.
e. El mismo rey era el que establecía las leyes del reinado, y no estaba subyugado a ninguna de las leyes preexistentes.
f. El rey podía cambiar la capital de la monarquía de acuerdo a su deseo personal, y establecerla donde él deseaba.
Después de conocer la existencia de estos dos sistemas monárquicos y entender las diferencias entre ellos, podemos entender los sucesos que precedieron la historia de la Meguilat Esther.
Antes del reinado del rey Ajashverosh, Babel gobernaba sobre todo el mundo. Al principio, Ajashverosh era una persona común, que gracias a su gran riqueza llegó a reinar sobre Medea y Persia, para posteriormente conquistar todo el mundo por la fuerza. Para que su reinado se perpetúe en el tiempo tomó por esposa a Vashti que era descendiente de Nebujadnetzar, rey de Babel, consiguiendo poseer la combinación de los dos sistemas monárquicos, el autoritario por medio de las conquistas de sus guerras y el del pueblo al tomar por esposa a la heredera del trono. En conclusión, su reinado era apropiado tanto por herencia del trono del reinado de los Babilónicos por intermedio de su esposa Vashti, como también por las conquistas de guerra.

Entendiendo la historia
וַיְהִי בִּימֵי אֲחַשְׁוֵרוֹשׁ - Aconteció en los días de Ajashverosh (Asuero) No lo titula "rey" ya que en aquellos días todavía era conocido Ajashverosh como una persona común del pueblo, antes de alcanzar cualquier poder real, de un momento a otro creció su poder y su grandeza, y todos supieron que אֲחַשְׁוֵרוֹשׁ הוּא – él es Ajashverosh הַמֹּלֵךְ מֵהֹדּוּ וְעַד כּוּשׁ,-quien reina desde la India y hasta Etiopíaשֶׁבַע וְעֶשְׂרִים וּמֵאָה מְדִינָה, - 127 estados, y no conquistó paulatinamente un país tras otro país, ya que de haber sido así, hubiese dicho que al principio reinó sobre tal país y después sobre tal para solo al final reinar sobre todo el mundo, sino que de un momento a otro, de una sola vez se transformó de una persona común y corriente a ser rey del mundo.
בַּיָּמִים הָהֵם, - en aquellos días, inmediatamente en el comienzo de su gobierno se fortaleció para establecer un reinado de poder ilimitado, atreviéndose a cambiar la tradicional capital del reinado que había sido hasta entonces Babel,כְּשֶׁבֶת הַמֶּלֶךְ אֲחַשְׁוֵרוֹשׁ עַל כִּסֵּא מַלְכוּתוֹ אֲשֶׁר בְּשׁוּשַׁן הַבִּירָה, al sentarse el Rey Ajashverosh sobre el trono de su reinado que estaba en Shushan, la capital, de esa manera demostró el gran poderío de su reinado, que no temía de la opinión del pueblo que quizás se enojasen de su decisión de cambiar la capital del reinado de Babel a Paras, y también su gran orgullo ya que generalmente una persona normal que alcanza la grandeza y el poder, su honor es sentarse en el trono de los grandes reyes que lo precedieron, pero él quiso demostrar que no necesita ser relacionado a los reyes anteriores, sino que su intención era establecer su propio reinado con un trono nuevo con capital en la ciudad de Shushan. De esa manera quería demostrar a todos que él no gobernaba sobre ellos por su elección y subyugado a su voluntad y consentimiento, sino que por su mano dura y fortaleza, por lo que estaba en su potestad de gobernar sobre ellos de acuerdo a un sistema monárquico de poder ilimitado. 

Fuente:  Shtey Halachot Beyom Jaguim. 
Agradecemos a Periodismo Kosher la foto cedida.
« PREV
NEXT »