BREAKING NEWS
latest

Preparándonos para Purim (19)

Meguilá Esther

1. Hay opiniones que sostienen que hay que enviar en los "mishloaj manot" comidas que pueden ser comidas sin necesidad de preparación, es decir que no es necesaria cocinarlas o asarlas y es adecuado cumplir con esta opinión. (Mishna Brura 695, s.k 19)
2. Se acostumbra a dar en la víspera de Purím זכר למחצית השקל ("zejer lemajatsit hashekel") (recordación al medio shekel que era entregado cuando el Bet Hamikdash estaba construido para comprar sacrificios). Para el cumplimiento de esta mitzva hay varias opiniones: hay una opinión que recomienda dar la mitad de la moneda del lugar -como por ejemplo en Israel medio shekel o en Estados Unidos cincuenta centavos (medio dólar)-, una segunda opinión que dice que se debe dar tres monedas en vez de una, y una tercera que dice que se debe dar el valor de medio shekel de plata pura del tiempo del Bet Hamikdash, que es equivalente a 9.6 gramos (que en nuestro época es aproximadamente a $8 dólares.) (Shuljan Aruj, Mishna Brura y Kaf Hajaim 694,1)
3. Con respecto a quiénes están obligados a cumplir con esta mitzva, hay opiniones que sostienen que la obligación solo recae sobre hombres mayores de trece años, hay otros que dicen que la obligación recae sobre mayores de veinte años, y finalmente hay quienes acostumbran a dar también por menores y mujeres. (Mishna Brura ahí)
4. Si bien no está prohibido trabajar en el día de Purim, se acostumbra a no trabajar y aquel que trabaja no ve bendición en su trabajo. (Shuljan Aruj y Mishna Brura 696,1)
5. Sin embargo, sí está permitido hacer trabajos que son para realizar mitzvot, como por ejemplo escribir halajot. Así también está permitido hacer cosas que no necesitan de mucha concentración, como por ejemplo escribir cartas de saludos. Está permitido también hacer trabajos que son necesarios para los preparativos de Purim. (MIshna Brura ahí)

Comprendiendo la historia

וַתֹּאמֶר אֶסְתֵּר, אִם עַל הַמֶּלֶךְ טוֹב, יִנָּתֵן גַּם מָחָר לַיְּהוּדִים אֲשֶׁר בְּשׁוּשָׁן לַעֲשׂוֹת כְּדָת הַיּוֹם – y dijo Esther si le parece bien al rey se le dé permiso mañana también a los yehudim de Shushan, la capital de actuar como lo autorizaba el decreto de hoy es decir, que puedan matar a sus enemigos, y de esa manera al enterarse en los demás estados entenderán que todavía la mano del rey está extendida en gracia a los judíos para castigar a sus enemigos, producto de lo cual temerán todos de levantar sus manos en contra de los judíos וְאֵת עֲשֶׂרֶת בְּנֵי הָמָן יִתְלוּ עַל הָעֵץ – y que los diez hijos de Hamán sean colgados sobre el tronco para generar temor y pánico a todos los enemigos de los judíos, que ni se atrevan de levantar las manos contra los judíos.
וַיֹּאמֶר הַמֶּלֶךְ לְהֵעָשׂוֹת כֵּן, וַתִּנָּתֵן דָּת בְּשׁוּשָׁן – y dijo el rey que así sea, y se dió decreto en Shushan que tenían permiso los judíos de matar a sus enemigos otro día más וְאֵת עֲשֶׂרֶת בְּנֵי הָמָן תָּלוּ – y a los diez hijos de Hamán colgaron.
וַיִּקָּהֲלוּ הַיְּהוּדִים אֲשֶׁר בְּשׁוּשָׁן גַּם בְּיוֹם אַרְבָּעָה עָשָׂר לְחֹדֶשׁ אֲדָר, וַיַּהַרְגוּ בְשׁוּשָׁן שְׁלֹשׁ מֵאוֹת אִישׁ – y se congregaron los yehudim de Shushan también el día catorce del mes de Adar, y mataron en Shushan trecientos hombres más וּבַבִּזָּה לֹא שָׁלְחוּ אֶת יָדָם – y en el botín no extendieron sus manos.
Fue explicado anteriormente en los versículos 2 y 3 de este capítulo, que en los estados amurallados del reinado, en los que se encontraban ministros y tropas del rey al ser que estos no revelaron el contenido de las primeras cartas selladas y más aún ayudaron a los judíos al sentir temor de ser castigados por Mordejai si algo le sucediera a los judíos, no se levantaron en absoluto los enemigos en contra de los judíos, y no necesitaron los judíos enfrentárseles por sus vidas, sino que solo se agruparon para hacer de sus enemigos de acuerdo a su voluntad וּשְׁאָר הַיְּהוּדִים אֲשֶׁר בִּמְדִינוֹת הַמֶּלֶךְ – y el resto de los yehudim de los estados del rey abiertos, que no contaban con muralla alrededor, y no son tan grandes, donde no había ministros y tropas del rey que escondan las primeras cartas selladas y ayuden a los judíos, allí sí sucedió una verdadera guerra entre los judíos y sus enemigos, y allí נִקְהֲלוּ – se congregaron los yehudim וְעָמֹד עַל נַפְשָׁם – y se pararon por sus almas (vidas) para que no los maten sus enemigos וְנוֹחַ מֵאֹיְבֵיהֶם וְהָרוֹג בְּשֹׂנְאֵיהֶם, חֲמִשָּׁה וְשִׁבְעִים אָלֶף, וּבַבִּזָּה לֹא שָׁלְחוּ אֶת יָדָם - y descansaron de sus enemigos y mataron de los que los odiaban setenta y cinco mil a diferencia de los grandes estados donde solo mataron los judíos a sus enemigos revelados y públicos, y al resto solo hicieron con ellos de acuerdo a su voluntad rebajándolos y despreciándolos, esto era porque la autorización de matarlos era en concepto de castigo y no como parte de una guerra, en cambio aquí, donde estalló una terrible guerra, mataron a todos, incluso a los enemigos no revelados, como dice explícitamente el versículo.
בְּיוֹם שְׁלוֹשָׁה עָשָׂר לְחֹדֶשׁ אֲדָר – en el día decimotercero del mes de Adar lucharon en contra de sus enemigosוְנוֹחַ בְּאַרְבָּעָה עָשָׂר בּוֹ, וְעָשֹׂה אֹתוֹ יוֹם מִשְׁתֶּה וְשִׂמְחָה - y descansaron el catorce del mismo, e hicieron ese día de banquete y alegría en ese mismo año solo los yehudim de los estados abiertos, sin muralla, hicieron banquete y alegría, por cuanto que ellos lucharon en contra de sus enemigos y estuvieron en una situación de peligro, pero los judíos de las grandes ciudades amuralladas no lo hicieron, por cuanto que en esos lugares, como ya fue explicado, los ministros ocultaron por completo las primeras cartas selladas, y más aún ellos junto con las tropas del rey ayudaron a los judíos, y aun mas sus enemigos no lucharon en contra de ellos, por lo cual los judíos de esos lugares no estuvieron en peligro y por ello no sintieron que ciertamente les sucedió el milagro de la salvación, sino que pensaron que las primeras cartas fueron solo un falso rumor, o incluso que haya habido cartas en las que permitían matar a los judíos, pensaron que Ajashverosh se arrepintió y las anuló, de todas maneras no sintieron el gran milagro que les sucedió en esos días.
וְהַיְּהוּדִים אֲשֶׁר בְּשׁוּשָׁן נִקְהֲלוּ בִּשְׁלוֹשָׁה עָשָׂר בּוֹ, וּבְאַרְבָּעָה עָשָׂר בּוֹ, וְנוֹחַ בַּחֲמִשָּׁה עָשָׂר בּוֹ, וְעָשֹׂה אֹתוֹ יוֹם מִשְׁתֶּה וְשִׂמְחָה – y los yehudim de Shushan, se congregaron el decimotercer día y decimocuarto día de ese mes, y descansaron el decimoquinto del mismo, e hicieron ese día banquete y alegría.
עַל כֵּן, הַיְּהוּדִים הַפְּרָזִים הַיֹּשְׁבִים בְּעָרֵי הַפְּרָזוֹת – por eso los yehudim Haprasim que se asientan en las ciudades abiertas, sin murallas que estuvieron en peligro de muerte y se salvaron, עֹשִׂים - hicieron ese mismo año אֵת יוֹם אַרְבָּעָה עָשָׂר לְחֹדֶשׁ אֲדָר שִׂמְחָה וּמִשְׁתֶּה וְיוֹם טוֹב – el día catorce del mes de Adar alegría, banquete y día de fiesta, y a pesar de que le está prohibido al pueblo de Israel aumentar días festivos a las tres festividades escritas en la Tora, aquí no era día festivo para todo Israel sino solo para los estados abiertos, y sí está permitido que cierta comunidad específica reciba sobre sí misma un día determinado como festivo como recuerdo de algún milagro que le sucedió en él, por eso, ese año ese día lo establecieron como festivo וּמִשְׁלֹחַ מָנוֹת אִישׁ לְרֵעֵהוּ – y enviar porciones (de comida) cada hombre a su compañero (mishloaj manot ish lereeu).
Por cuanto que vio Mordejai que los judíos de la ciudades amuralladas no sintieron ni supieron que les sucedió un gran milagro, motivo por el cual no recibieron sobre ellos los días de Purim, percibió la necesidad y decidió revelarles a ellos la verdad de lo sucedido וַיִּכְתֹּב מָרְדֳּכַי אֶת הַדְּבָרִים הָאֵלֶּה – y escribió Mordejai las siguientes palabras: a continuación en los versículos 24 y 25 se desarrollará lo que les escribió respecto de este asunto וַיִּשְׁלַח סְפָרִים אֶל כָּל הַיְּהוּדִים, אֲשֶׁר בְּכָל מְדִינוֹת הַמֶּלֶךְ אֲחַשְׁוֵרוֹשׁ, הַקְּרוֹבִים וְהָרְחוֹקִים – y envió escritos a todos los yehudim, de todos los estados del rey Ajashverosh, tanto los cercanos como los alejados.
לְקַיֵּם עֲלֵיהֶם, לִהְיוֹת עֹשִׂים אֵת יוֹם אַרְבָּעָה עָשָׂר לְחֹדֶשׁ אֲדָר, וְאֵת יוֹם חֲמִשָּׁה עָשָׂר בּוֹ, בְּכָל שָׁנָה וְשָׁנָה – de recibir sobre ellos de establecer los días catorce del mes de Adar y quince del mismo, de cada año y año.
Y hacerlos כַּיָּמִים אֲשֶׁר נָחוּ בָהֶם הַיְּהוּדִים מֵאֹיְבֵיהֶם – como los días que descansaron en ellos los yehudim de sus enemigo, que fueron esos dos días, el catorce y el quince de Adar, porque los judíos que vivían en las ciudades abiertas lucharon en contra de sus enemigos el día trece de Adar y los vencieron por completo, por lo que no estuvieron en peligro de muerte el día catorce, y lo correcto era que ese día hagan festín y alegría, y así fue, mientras que los judíos de las ciudades amuralladas que no lucharon en absoluto en contra de sus enemigos, a pesar de que en el día trece no estuvieron tanto en peligro por cuanto que tenían permiso del rey de matar a sus enemigos y defenderse de ellos, y además fueron protegidos por los ministros y las tropas del rey que allí se encontraban, el día catorce sí estuvieron en gran peligro, ya que sus enemigos tenían permiso de matarlos, como fue escrito en las primeras cartas selladas, y ellos, en cambio, no tenían permiso de enfrentarlos para defenderse y matarlos (la prueba de esto es que cuando pidió Esther que también el día catorce los judíos de Shushan puedan matar a sus enemigos necesitó de pedir un permiso especial del rey, de lo que se entiende que no había un permiso general en ese día), resulta que si se hubiesen levantado los gentiles en contra de ellos ese día, no hubiesen tenido como defenderse y hubiese sido muy malo para ellos, por eso recién después de que pasó ese día catorce en el que todos los gentiles temieron de los judíos, y no se atrevieron a levantarse en su contra, pudieron relajarse del todo y hacer festín y alegría, siendo el día quince para ellos el de jolgorio וְהַחֹדֶשׁ אֲשֶׁר נֶהְפַּךְ לָהֶם מִיָּגוֹן לְשִׂמְחָה, וּמֵאֵבֶל לְיוֹם טוֹב – y el mes que se les transformó de tristeza en alegría y de duelo en fiesta, por haberse transformado la tristeza en alegría fue decretadoלַעֲשׂוֹת אוֹתָם יְמֵי מִשְׁתֶּה וְשִׂמְחָה, וּמִשְׁלֹחַ מָנוֹת אִישׁ לְרֵעֵהוּ, hacer esos días de banquete y alegría, y enviar esos días porciones (de comida) un hombre a su compañero, respecto a que se transformó de día de duelo en día festivo no pudieron decretar día de fiesta completo, por cuanto que está prohibido aumentar a las festividades especificadas en la Tora para todo Israel, solo el primer año se permitió a las ciudades abiertas a hacer un día de fiesta completo pero ahora que Mordejai decretó a todo Israel a festejar ese día, no podía decretarlo para todo Israel, por eso para asimilar ese día a las festividades de la Tora decretó וּמַתָּנוֹת לָאֶבְיֹנִים – y regalos para los necesitados al ser el objetivo de los días festivos apartarse de las banalidades del mundo para ocuparse en el estudio de la Tora y el cumplimiento de mitzvot, se decretó la mitzva de tzedaka de dar regalos para los pobres (matanot lahebionim).
וְקִבֵּל הַיְּהוּדִים – y recibieron los yehudim todos los judíos recibieron y aceptaron אֵת אֲשֶׁר הֵחֵלּוּ לַעֲשׂוֹת – lo que comenzaron a realizar los judíos de las ciudades abiertas, que ya habían comenzado el primer año a practicar en ese día festín y alegría, recibieron continuar realizándolo los años siguientes por el decreto de Mordejai וְאֵת אֲשֶׁר כָּתַב מָרְדֳּכַי אֲלֵיהֶם – y lo que le escribió Mordejai a ellos y también los judíos de las ciudades amuralladas que no practicaron en el primer año festín y alegría, comenzaron los años siguientes a realizarlo por el decreto de Mordejai.
Fuente Shtey Halachot Jaguim
Agradecemos a Periodismo Kosher las fotos cedidas.
« PREV
NEXT »