BREAKING NEWS
latest

Comentando la Perashá: Balak

Am Israel se entusiasma con las mitzvot de Hshem!!

El asno de Bilam se detuvo en el camino y su amo lo castigó para que siguiera andando. En ese instante, milagrosamente el asno habló: "¿Qué fue lo que hice, para que me golpees tres veces?" (Bamidbar XXII- 28). Rash"í comenta que el animal le insinuó que esos tres golpes revelaron la intención de Bilam de exterminar a los Yehudim, una nación que festeja los "Shalosh Regalim" (las tres festividades hebreas que recuerdan la Salida de Egipto: Pésaj, Shabuot y Sucot ).
Cabe preguntar qué preferencia hay en los Shalosh Regalim respecto a las demás Mitzvot de la Torá.
¿Por qué el cumplimiento de los Shalosh Regalim indujo a Bilam a querer aniquilar al Pueblo?
En todos los días del año, los integrantes del Am Israel están ocupados de sus quehaceres. Cada Yehudí está pensando en cómo traer el sustento a su hogar. Las preocupaciones cotidianas los abruman y atentan contra sus estados de ánimo y humor.
Sin embargo, si los observamos en los días de los festejos de los Shalosh Regalim, notaremos que sus rostros están iluminados de alegría y regocijo. ¡Qué bello semblante presentan los Hijos de Israel en sus fechas Festivas!
Aún sobre el más pobre y menesteroso recae la obligación de beber las cuatro copas de vino en la noche del Séder de Pésaj. Y todos se sientan inclinados alrededor de la mesa como si fueran reyes, y relatan las proezas de Su Creador. En realidad, no parecen reyes. ¡Lo son! ¡Son "Reyes hijos de Reyes"! Y así se los ve en la Fiesta de la Libertad.
¡Qué hermosa luce la Sucá, y qué maravillosa se adorna la casa en Shabuot, la Fiesta de la Entrega de Nuestra Torá!
Las demás naciones de la tierra no son así. ¡Qué diferentes son sus celebraciones! ¡Cuánta inmoralidad, cuánto desenfreno! ¡Sólo basta mirar a los ebrios que deambulan por las calles en sus días de "fiesta"...!
Y eso fue lo que le insinuó el asno a Bilam: Lo que tú quieres es aniquilar al "Pueblo que celebra los Shalosh Regalim"; al Pueblo que deja todas sus penas de lado y se entrega con entusiasmo a festejar, apenas tres veces, frente a las tantas de los demás, el sólo hecho de ser Yehudí; el sólo hecho de ser integrante del Pueblo Elegido por Hshem...


                                                                     (Otzar Jaim - Balak)
« PREV
NEXT »