Código 40: Hagar-Inclusión

ARCHIVO PERSONAL:
Lugar: Egipto
Título: Princesa, hija del rey de Egipto.
Concubina de Abraham, Madre de Ishmael

APRENDIZAJE APLICADO EN LA ACTUALIDAD:

Hagar era princesa en Egipto. Cuando Abraham y Sará pasan por Egipto, Hagar se da cuenta de su grandeza y decide dejar de ser la princesa para irse a vivir como esclava en casa de Abraham.
Abraham y Sará llevaban muchos años de casados y aun no habían sido bendecidos con un hijo. Sará le ofrece a Abraham que tome como concubina a Hagar, y fue con ella con quien Abraham tiene a su primer hijo al que llamaron Ishmael.
Más adelante la relación de Ishmael e Itzjak (hijo de Sará) se complica y es necesario una separación. Hagar la corren de la casa con su hijo Ishmael.
La historia de Hagar está entrelazada sorprendentemente con la historia del pueblo de Israel. 1.Cuando Abraham se entera que va tener un hijo, esa misma noche sueña que sus hijos serán extranjeros en una tierra extraña. (no es casualidad que se trata de la misma tierra de la que Hagar proviene…Egipto).
2. Hagar se convirtió en esclava, al igual que el pueblo de Israel siendo esclavos en Egipto.
3. “Hagar” significa extraña, ya que lo fue en casa de Abraham, los judíos reciben un trato despectivo en Egipto donde son extraños.
4. Cuando deciden sacar de la casa a Hagar junto con Ishmael, lo hacen dándoles agua y pan, que cargan en sus hombros y puedan así sobrevivir; al igual que nosotros cuando salimos de Egipto fue con la matzá en nuestros hombros.

¿QUÉ PUEDO HACER YO?

La parte de la Torá donde relata la salida de Egipto hace hincapié en la importancia de aceptar al extraño, incluirlo, amarlo y respetarlo, ya que estos están pasando por momentos de mayor vulnerabilidad.
Analicemos: ¿Acaso saludamos de la misma manera a “las caras nuevas” como a la gente que conocemos?, ¿Qué tanta apertura y aceptación damos a aquellos que se ven distintos o tienen una manera distinta de vivir que la de nosotros?, ¿En qué momento siento que estoy amando al extranjero o al converso?
Recordemos que nosotros también fuimos extranjeros en una tierra extraña y lo seguimos siendo.

¿Sabías qué?

Fue de las pocas mujeres que pudo tener conversación con un ángel.