Bendiciones frecuentes en los días de lluvia (2)

En estos días que el tiempo está cambiando de calor a frío, lluvias y sol, nos proponemos desde Solo Bat Israel, hacer un recordatorio sobre las berajot que se dicen cuando suceden ciertos fenómenos climáticos.
1. Después de haber bendecido tanto al relámpago como al trueno no se debe volver a bendecir todo el tiempo que no se hayan esparcido las nubes y despejado el cielo. En caso de así suceder, de haberse “purificado” el cielo completamente, si vuelven las nubes a cubrir el cielo y volviese a observarse un relámpago o a oírse un trueno deberá volver a bendecir. (Shuljan Aruj y Mishna Brura 227)
2. Sin embargo al otro día, incluso que no se haya purificado el cielo del dia anterior, cuando vea un relámpago u oiga un trueno deberá bendecir nuevamente (allí), en esta ley la noche va detrás del dia, por lo tanto, si bendijo durante el día la noche siguiente no tendrá que bendecir sino cuando se purifica el cielo y luego se vuelva a nublar. (Maamar Mordejai y Kaf Hajaim)
3. Quien salió del baño y tiene la obligación de bendecir la bendición correspondiente (asher iatzar) y antes de hacerlo ve un relámpago o escucha un trueno deberá bendecir primero sobre estos y luego la bendición de después de ir al baño, porque de hacer el orden opuesto se le pasará el tiempo en el cual podía bendecir al relámpago y al trueno. (Kaf Hajaim)
4. Quien despierta al medio de la noche y escucha un trueno o ve un relámpago y no hace a tiempo a purificar sus manos antes de hacer la bendición correspondiente, deberá pensar en la bendición y no pronunciarla. Se acostumbra, en este caso, a bendecir sin mencionar el nombre de Hashem y su reinado en el mundo, Baruj ata ose maase bereshit o Baruj ata she kojo ugvurato male olam. (allí)
5. Las bendiciones mencionadas sobre los relámpagos y truenos deben pronunciarse mencionando el nombre de Hashem y su reinado, es decir diciendo Baruj ata Hshem Elokeinu Melej Aholam…, sin embargo, los sabios sefaradim enunciaron que su costumbre es bendecir sin pronunciar el nombre y el reinado de Hshem, es decir Baruj ata ose maase bereshit. 

6. Quien escucha un trueno o ve un relámpago, incluso que no está seguro si sus manos están limpias, apropiadas para bendecir, se asume que sí lo están y tiene permitido bendecir sin lavarse las manos. Asimismo, quien va al baño y cuida sus manos que no se ensucien, incluso que igualmente deberá lavarlas para sacarles la impureza que reposa sobre ellas cuando se va al baño, podrá bendecir antes de hacerlo, en caso de que si espera hasta que las purifique se la pasará el tiempo que tiene para bendecir y perderá la bendición. (Mishna Brura 227,11) Hay quien dice en nombre del libro Zohar que no está permitido bendecir sin lavarse las manos, incluso a costa de perder la bendición. (Kaf Hajaim y Ben Ish Jai).
Fuente: Shtey Halachot Beyom - Jaguim.