Para leer en la mesa de shabat: La hormiga no tiene rey

Rabí Shimón ben Jalafta gustaba de investigar cada cosa. Cierta vez se le ocurrió investigar si era verdad lo que el rey Salomón dijo que "las horminas no tienen rey" en el libro de los Proverbios. Para ello, en pleno verano buscó un nido de hormigas y espero que alguna saliera. Las hormigas no gustan del sol, por lo tanto extendió un manto sobre el nido y enseguida salió una hormiga y se paseó en la sombra y Rabí Shimón le colocó una señal para poder distinguirla de las otras, puesto que seguramente avisaría a las demás que el sol ya no alumbraba. En seguida salió un grupo grande de hormigas, junto con la que les fue a avisar. El Rab. levanto el manto y el lugar quedó soleado. Las hormigas se enojaron con la otra, porque pensaron que las había engañado y la mataron en el lugar.
"Ahora veo que no tienen rey" -dijo Rabi Shimon, porque si lo hubieran tenido, le hubieran pedido permiso antes de matarla".
Fuente: Anédotas talmúdicas y de rabinos famosos. Rab Dr. Simón Moguilevsky.