Código 40: Batyá - Reconocer

ARCHIVO PERSONAL:
Título: Hija de Paró / Princesa de Egipto


APRENDIZAJE APLICADO EN LA ACTUALIDAD:

Batyá nombra a su hijo adoptivo “Moshé”, al rescatarlo del rio. Arriesga su vida al traerlo al palacio, lo adopta cubriéndole cualquier necesidad, como una verdadera madre.
Moshé en realidad tenia 10 nombres (Avigdor, Javer, Avi Sojo, Yekutiel, Avi Zanuaj, Tuvia, Shmayá, Ben Netanel, Levi), pero este se vuelve tremendamente famoso con el nombre de “Moshé”, que fue con el que Batyá lo nombró. Hashem le dice: “Batyá salvó tu vida, prometo Yo, llamarte por el nombre que ella escogió”, y así es llamado en la Torá.
Di-os en realidad no necesitaba de Batyá para que Moshé sea salvado, habría infinidad de maneras para que este sobreviva. Pero Hashem quiere dar un mensaje de suma importancia: “Nunca tomes a la ligera algo que alguien hizo por ti”. Podemos buscar miles de razones para no reconocer cuando alguien nos hizo un favor, podemos convencernos que la otra persona: “tenía alguna ganancia secundaria” o “algún provecho para hacernos el favor”, o que “ya nos debía una”, o “simplemente no le costaba nada”. Recordemos en ese momento que si alguien en realidad no necesita nada es Di-os, y aun así; reconoce a Batyá y muestra gratitud hacia su bondad.

¿QUÉ PUEDO HACER YO?
Lo difícil de mostrar gratitud es mostrar de cierta manera que estamos en desventaja, y eso nos compromete. Mostrarnos a veces del lado del que recibe, es una manera de trabajar nuestra humildad, ya que reconocemos así que todos, de alguna manera somos limitados y necesitamos de otros. Este trabajo requiere de valor, pero vale la pena ya que nos mantiene alejados de la arrogancia.
Intenta recibir con humildad; apreciando, agradeciendo y aprendiendo, para que cuando te toque dar lo hagas de la manera que mas te gustó haber recibido.

¿SABÍAS QUÉ?

Batyá es recompensada por su bondad entra al Gan Eden viva.