CÓDIGO 40: BILAM - CRÍTICAS

ARCHIVO PERSONAL:
Título: Profeta / Nieto de Laván / El primer humano en hablar con un burro.

APRENDIZAJE APLICADO EN LA ACTUALIDAD:

Balak, el rey de Moab le pide al profeta Bilam maldecir al pueblo judío por miedo a ser derrotado, en camino vive varios acontecimientos extraordinarios: 1.Es golpeado mientras monta a su burro, y queda cojo. 2.Un ángel se le aparece en tres ocasiones distintas obstruyéndole el paso para impedir que lleve a cabo su misión. 3.Su asno recibe el poder del habla e inmediatamente reprocha a Bilam.
Entercado en su misión de maldecir a los judíos, Bilam ignora todas estas censuras , y sigue en su camino, cuando intenta pronunciar maldiciones, involuntariamente solo salen bendiciones de su boca.
Bilam considerado el más sabio entre las naciones gentiles no tuvo la capacidad de discernir el mensaje que D"s de tantas maneras le trató de dar: “No podrás maldecir a Mi pueblo”.

¿QUÉ PUEDO HACER YO?
Es natural querer impedir que alguien que conocemos tome una decisión equivocada, y podemos intentar de varias maneras. Y a pesar de todos nuestros esfuerzos la persona puede seguir aferrado a su camino. Pero si realmente queremos a la persona que vamos a reprochar debemos tener claro nuestro objetivo al ofrecer la reprimenda: Prevenir que se afecte o se dañe a sí mismo. Que cambie para bien. Está intención no da permiso para lastimar, humillar u ofender al receptor. Para que nuestra retroalimentación tenga efecto debemos de cuidar la manera adecuada para darla:
1 El momento que sea el adecuado, que estén ambas partes con calma. 2.La persona adecuada, solamente se recibe la crítica sí viene de alguien a quien queremos. 3.Nunca mandar la crítica por medio de otros, debe ser personalmente.4. Ante todo empatizar, demostrar cariño.5. Mencionar aspectos positivos de la persona al criticar. 6. Cuidar el tono de voz, no exagerar o dramatizar. 7. Criticar el hecho, no a la persona.
Por lo general la persona ante al reproche tiende a cerrarse o a defenderse, ya que es una situación incómoda; en cambio, si la crítica se da de manera correcta, hay mas oportunidad de cambio.

¿SABÍAS QUÉ?
Las bendiciones que salieron de la boca de Bilam son las que recitamos a diario. (“Ma tobu Ohoaleja Yaacob…”)